Discurso del Magistrado Julio César Castaños Guzmán en el Acto de Juramentación de los Miembros y Suplentes de las 158 Juntas Electorales

Discurso del Magistrado Julio César Castaños Guzmán en el Acto de Juramentación de los Miembros y Suplentes de las 158 Juntas Electorales

Publicado por: Laura M. Castellanos/Wednesday, July 17, 2019/Categorías: Pleno JCE, Presidencia JCE, Comisión Juntas Electorales y PP, Dirección de Comunicaciones

Valore este artículo:
5.0

Discurso pronunciado por el Magistrado Julio César Castaños Guzmán, Presidente de la Junta Central Electoral (JCE), en el Acto de Juramentación de los Miembros y Suplentes de las Juntas Electorales, celebrado en el Salón de Eventos de la Terminal San Souci, el día 17 de julio de 2019.

 

A LOS HONORABLES MAGISTRADOS QUE INTEGRAN LA JUNTA CENTRAL ELECTORAL,

Roberto B. Saladín Selin

Carmen Imbert Brugal

Rosario Graciano de los Santos

Henry Mejía Oviedo.

 

Honorables Magistrados Miembros Suplentes de la Junta Central Electoral.

 

     ¡Muy buenos días!

     Antes que todo, debemos agradecer a su Excelencia Reverendísima Monseñor Jesús Castro Marte y al Reverendo Pastor Ezequiel Molina Rosario,  por la condescendencia y generosidad que han tenido con nuestra institución de bendecir, con su presencia y palabras, esta juramentación y celebramos, además, la asistencia de las distinguidas personalidades que nos acompañan hoy, magistrados miembros de las altas cortes, invitados especiales, miembros del cuerpo diplomático y consular acreditado, empresarios, funcionarios, dirigentes y delegados de los partidos políticos, funcionarios y empleados de la Junta Central Electoral, sociedad civil y medios de comunicación.

   

    Señoras y señores:

 

    No nos parece que exista en nuestra historia republicana contemporánea un acto similar a este, el cual se celebra en el contexto de dos nuevas leyes electorales que establecen notorios cambios en el Sistema Electoral Dominicano. En esta mañana procederemos, en este acto multitudinario, a juramentar los Miembros y Suplentes de las Juntas Electorales de todos los municipios del país y el Distrito Nacional, invistiéndolos de la autoridad y del poder para cumplir con el encargo que les hacen la Constitución y las leyes de cara a los próximos procesos electorales que se celebrarán en febrero y mayo del año 2020.  Al mismo tiempo, y no menos importante, la organización de Primarias Simultáneas que serán celebradas el próximo 6 de octubre del presente año.

 

    En esta oportunidad se reúne a modo de una gran Asamblea este Poder Electoral, lo cual marca un hito para nuestra institución y para la democracia dominicana.

    Este Salón que sirve de escenario para este Magno Evento recoge el fruto loable de la gran tarea la que ha realizado esta Junta Central Electoral (JCE) de reestructurar y designar en todo el país a los integrantes de las 158 Juntas Electorales.

 

    Esta labor se ha llevado a cabo   por ingentes esfuerzos realizados por la Comisión de Juntas Electorales y Partidos Políticos del Pleno de la JCE,  Coordinada  por la Honorable Magistrada Carmen Imbert Brugal, la cual, además, está integrada por: Mario E. Nuñez Valdez, Director Nacional de Elecciones, Ramón María Urbáez Mancebo,  Coordinador de Juntas Electorales, Guarino Cruz,  Director de Partidos Políticos, Rut Lizardo,  Directora de Recursos Humanos y  Juan Bautista Tavárez, Director de Inspectoría, para todos ellos nuestra profunda gratitud y reconocimiento.

 

    Héroes anónimos de estos procesos democráticos fueron las mismas comunidades, que se pusieron de acuerdo para establecer los consensos que permitieron en las localidades respectivas, levantar las actas correspondientes para que, en una gran parte de los casos, estas se dieran a sí mismas las autoridades electorales que deseaban y que al mismo tiempo requería el equilibrio político y la decencia.

 

     Las autoridades electorales que se estrenan hoy han sido electas en un momento especial de la historia del país y del mundo.

 

    Un cambio de época supone un nuevo orden y el espacio para la reformulación de valores existentes, así como de un proceso de construcción de la verdad, sobre la base del conocimiento y el debate de las ideas.

    Dentro de un cambio de época fue escogida esta Junta Central Electoral (JCE).  Impulsada hoy por los aires de esta postmodernidad que lleva al mundo como una cuerda tensada entre la clavija de nuevos paradigmas que se erigen y añejos esquemas atados al cáncamo de otra época.

 

    Don Quijote de la Mancha, en la célebre obra de Cervantes, hincado en un momento por las espuelas de la nostalgia y de frente a la realidad de una Edad Media que se derrumbaba con el Feudalismo para dar   paso a la Edad Moderna. Prorrumpió con un discurso pletórico de la más bella utopía que acaso haya existido:

 

     “Dichosa edad y siglos dichosos aquéllos a quien los antiguos pusieron nombre de dorados, y no porque en ellos el oro, que en esta nuestra edad de hierro tanto se estima, se alcanzase en aquella venturosa sin fatiga alguna, sino porque entonces los que en ella vivían ignoraban estas dos palabras de tuyo y mío”.

 

    “Todo era paz entonces, todo amistad, todo concordia; no había fraude, el engaño ni la malicia se mezclaban con la verdad y llaneza. La justicia se estaba en sus propios términos, sin que la osasen turbar ni ofender los del favor y los del interés…”

    

   

    Hoy podemos decir, sin desvarío alguno,  que el reto que supone la gobernanza de varios  procesos electorales sucesivos: Primarias Simultáneas, Elecciones Municipales,  Presidenciales y Congresuales y una  eventual segunda vuelta, suponen para todos nosotros,  acaso uno de los más grandes retos de que se tenga conciencia o registro histórico; sin embargo, también, no me caben dudas  de que se nos presenta la oportunidad de transformar en los hechos el Sistema Electoral Dominicano, mediante la aplicación de las leyes de Partidos, Agrupaciones y Movimientos Políticos No. 33-18, de agosto de 2018  y la Ley de Régimen Electoral No. 15-19,  de febrero de 2019, y, además, del uso de la tecnología racionalmente aplicada a las elecciones.    

    La administración de los procesos electorales conlleva necesariamente cumplir con un trabajo profundo, delicado y objetivo, que amerita de estudio, preparación técnica, mucha paciencia y sobre todo disposición de escucha. El uso intensivo de la tecnología que impacta los procesos electorales a través de la foto digital, del acta unívoca, y los seriales del lenguaje informático que se transmiten por fibra óptica, como escrutinio y cómputo electoral, desde los mismos recintos a fin de obtener resultados electorales más rápidos.

 

    El Voto Automatizado que será utilizado en las Primarias Simultáneas del 6 de octubre próximo, es un sistema desarrollado por nuestros técnicos de la JCE.  El cual es perfectamente auditable físicamente en tanto permite que el sufragio se exprese con el voto material que se imprime y se deposita en la urna.  Aparte de que no es trazable la identidad del elector con su preferencia expresada por el voto en sí; y, como no funciona conectado al internet, el mismo está revestido de seguridad para que el proceso no sea vulnerable.    

     El módulo de votación está integrado por los siguientes componentes:

 

·       Un lector de código de QR/barras, para la lectura automatizada de la cédula de identidad y electoral de cada concurrente;

·       Una laptop para la verificación o identificación de los votantes;

·       Un CPU, al cual están conectados los diferentes componentes del módulo;

·       Un monitor o pantalla táctil, que constituye la boleta automatizada, la cual se activa con el toque de los dedos;

·       Una impresora térmica, para la impresión del voto y los resultados;

·       Un inversor, al cual se encontrarán conectados los equipos.

    Las primarias simultaneas darán lugar a la apertura de 7,372 mesas de votación, distribuidas en 3,890 recintos. Actualmente existe en nuestra base de datos 180,557 ciudadanos captados para asistir a los talleres de capacitación para la integración de los colegios electorales. De los cuales 145,332 han manifestado de manera expresa su interés de participar en dichos colegios.

     De manera concreta 95,857 han sido capacitados por las juntas electorales, de los cuales 91,884 han aprobado los cursos formativos.

 

     Para trabajar en las mesas de votación de primarias se estima la participación de 37,000 personas, aproximadamente, las cuales están disponibles en nuestra base datos.

 

     Con respecto a la capacitación relativa a las primarias, se inició la capacitación del personal actuante, con el personal interno de las Direcciones de Informática y Elecciones, el pasado sábado 6 de julio, actividad que estuvo a cargo del personal técnico de la Dirección Nacional de Elecciones.

 

     Posteriormente, durante la pasada semana, comprendida entre el 8 y el 13 de julio, se capacitó a todo el personal instructor de las Juntas Electorales, quienes a su vez tendrán la responsabilidad de capacitar al personal de las mesas de votación.

 

     De igual forma, el personal de la Dirección de Informática se encargará de la capacitación de los soportes técnicos de recintos que tendrán a su cargo la instalación y el mantenimiento de los equipos en cada recinto/mesa de votación.

 

     Otros aspectos de la capacitación serán ejecutados durante los meses de agosto y septiembre 2019, específicamente con los miembros titulares y suplentes de las Juntas Electorales, los delegados de los partidos políticos, el personal de la Policía Militar Electoral y los facilitadores de recintos.

 

      La cantidad de cargos electivos a las elecciones del 2020 será de 4,113. De estos 3,849 corresponden a las elecciones municipales y 264 a las elecciones presidenciales, de senadores y de diputados. La posibilidad de reservas fue dispuesta en el 20% de la totalidad de cargos a nivel nacional, teniéndose la posibilidad de excluir del proceso de primarias la totalidad de 823 cargos.

 

    La democracia como régimen de mayorías se legitima, ordinariamente, respetando el principio de la igualdad ante la ley que desemboca en el denominado estado de derecho. En tal sentido, el postulado de la división de los poderes de Montesquieu, vendría a darle en sentido analógico a un Órgano Electoral Soberano, como la Junta Central Electoral y a las Juntas Electorales dependientes de esta, con capacidad reglamentar conforme a la ley, la categoría de estamentos independientes, constituyéndoles como una herramienta imprescindible para alcanzar los fines de la democracia: libertad e igualdad. Justicia y dignidad.

   

     El pretendido “Gobierno de los Jueces”, que ha venido a ser tan ponderado en los últimos tiempos por juristas y cientistas sociales, contrasta con las palabras y reflexiones de John Roberts, Presidente de la Corte Suprema de los Estados Unidos, quien haciendo una analogía con el lenguaje deportivo, expresó con sabiduría que: “El público no asiste a los partidos a vitorear a los árbitros; concurre para aplaudir a los jugadores”.

 

     Existe una gran tentación en cada árbitro, de pretender ocupar el lugar del Legislativo, confundiendo su papel de aplicador de la norma con el de hacedor de leyes, lo cual sería terrible en el orden de trastocar la función indelegable de cada Poder del Estado. Sobre todo, porque nuestra Constitución expresa en el artículo 73 que:

“… Son nulos de pleno derecho los actos emanados de autoridad usurpada…”.

    Las buenas armas de la verdad y la justicia se nos hacen imprescindibles para transformar nuestras realidades, haciendo posible aquello que es necesario para el bien común; y a guisa de Ortega y Gasset: “Yo soy yo y mi circunstancia; y si no la salvo a ella, no me salvo yo”.

 

    Sin temor a las espinas del camino, ante este nuevo reto, que asumimos hoy como una expresión de la buena templanza, fieles al lema de una vida forjada en el ejercicio de nuestras profesiones que dignamente hemos desempeñado a través de generaciones, siempre acompañados por el cumplimiento con honor y solemnidad del deber de servicio a la sociedad y a la patria, ser útil al prójimo en sus necesidades y obedecer las leyes establecidas.

 

 

    Nunca olvidemos que el pueblo dominicano ama su democracia, ha luchado por ella y la desea. La espera como un arrullo cotidiano para entonar las madrugadas con el resplandor del amanecer. Una alborada que brotará límpida en las próximas elecciones, de cada una de las urnas que diseminadas en el territorio patrio será custodiada, como un tesoro nacional, por cada una de las Juntas Electorales que se juramentan hoy.

 

     Se ha dicho: - Pienso, luego existo -, aforismo que corresponde a la más estricta ortodoxia del pensamiento occidental; mas hoy, casi como un acto de audacia nos atrevemos a reformular dicho pensamiento, de esta manera: -Creo, luego existo-.  

 

    Lo cual nos lleva en esta oportunidad a formularle a todos los que se juramentan e invisten hoy, estas preguntas:

 

    - ¿Tienen ustedes la convicción de estar a la altura de las circunstancias históricas, que rodean estos trabajos, a fin de cumplir y hacer cumplir la Constitución y las leyes electorales? -

 

    - ¿Creen ustedes estar decididos a dejar de lado todo compromiso particular que les impida organizar una elecciones limpias, justas y auténticas? -

 

    - ¿Están dispuestos, hombres y mujeres, que se invisten hoy, a poner todo su conocimiento, entendimiento y voluntad para servirle a la Democracia de la República Dominicana? - 

   - ¿Creen ustedes estar dispuestos a sobreponerse sobre cualquier desaliento, y en tal sentido, ponerse por encima de todas las dificultades para que en el año 2020 celebremos elecciones libres y transparentes? -

 

     Creo, y no tengo dudas, que la República Dominicana es inmortal, y que su esencia originaria que nada diluirá, permanecerá incólume, basada en la fe inquebrantable en Dios que nos ha llevado a enfrentar tantas vicisitudes e infortunios, y en nuestra capacidad para reconocer y enmendar los errores que muchas veces nos han hecho, como nación, perder el rumbo.

 

    Bastaría finalmente, que un gran fervor patriótico nos galvanice en la única consigna patriótica que ampara a todos los dominicanos, por la arenga constitucional capaz siempre de unirnos en la vida republicana. El lema, que en nuestro escudo de armas reza: “Dios, Patria y Libertad”.

     Muchas gracias!!

Imprimir

Vistas (296)/Comentarios (-)

Etiquetas:
Laura M. Castellanos
Laura M. Castellanos

Laura M. Castellanos

Directora de Comunicaciones JCE.

Other posts by Laura M. Castellanos
Contact author Biografía completa

Biografía completa

Directora de Comunicaciones JCE.

x
blog comments powered by Disqus

Contactar al autor

x

«September 2019»
MonTueWedThuFriSatSun
2627282930311
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30123456